¡Pero por qué! Gritan nerviosamente escapando un grupo de cucarachas. Se mueven rápido, se esconden, y en cuanto se asoman, una mariposa posando para una foto, una vaquita de san Antonio caminando por unos brazos cuidadosos. ¡Por feas!, se escucha, ¡por horribles!, ¡por esas patitas con esas espinas tan asquerosas! Con miedo de acá para allá se escabullen, se resguardan de pies saltarines que sin propósito y con aires de triunfo les propinan un cruich y otro cruich. Serán las vidas pasadas, será que merezco esto, meditaba una cucaracha acercándose apenas por debajo de una rejilla, asomando sus antenas para examinar la región comprendida desde la mitad del patio a la puerta de la cocina. De allí hasta meterse debajo del horno debería arriesgar su vida. Quizá lo mejor sea entregarme, en esta vida por lo menos no hice nada malo, tal vez en la sucesión de vidas podré ser una mariposa o una vaquita de San Antonio, o un mosquito para por lo menos vengarme de su intolerancia. Bueno salgo con todo, si voy a una buena velocidad, puedo llegar tranquilamente, hasta que una mirada humana atenta, y cruich.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star