Solo quería ser como la discreción. Un verde césped en lo posible infinito. Una volada de pájaro que se vea natural, a unos pocos centímetros de los últimos suspiros de la hierba. Solo seriedad, ojos cerrados en contacto con ojos abiertos. Y si no es fácil arrancar de las puntas de las alas de las moscas del campo, será porque nada es fácil en su totalidad. Será siempre en un futuro incierto, será un deseo fuerte y voraz como una zanahoria, que de tanto reposo se deteriora armoniosamente. Será que lo que quiero decir está en el recorrido paciente de las raíces de los árboles viejos, o encapsulado celosamente dentro de algunas gotas de rocío. Volar en paz entre hilos de palabras y caricias se presenta como una alternativa. Traer solamente de los pequeños huecos donde las yemas de unos dedos apenas se rozan, aquella textura de rugosidad de cada yema, y tratar en lo posible de describirla. Una yema de un dedo tiene unos valles y unas montañas, unos picos, una especie de cordillera con formas desde algún punto panorámico aéreo, como lagos con desniveles, con movimientos de agua que se acercan a la orilla. En el roce un contacto, y de allá traer para acá, para tranquilizar el acá y poder vivir de alguna manera, lo más dignamente posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star