Es muy fácil describir el yo. Habría que empezar por el nosotros. Vos imagínate que una especie de tela o goma delgada gigante. El tamaño de gigante depende sencillamente de tu interpretación. Debajo de esa tela una especie de cama de clavos, pero los clavos no vendrían a ser particularmente filosos o puntiagudos, sino más amigables. Los clavos como si tuvieran colores o notas, vida propia, se elevan, se contraen de forma algo caótica pero armoniosa. Forman distintos dibujos puntillistas con luces y sombras sobre la tela. Yo soy uno de esos puntos y vos serías otro. El hecho es que cada uno forma su punto pero no soy un clavo y vos otros. Somos la tela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star