Tomando una oreja y hablando. Me importa poco quien seas. Te importa poco quien soy. Solo una oreja y cartílagos recibiendo palabras y más palabras. Problemas, pensamientos, proyectos, soberbia. Una oreja siendo salivada. Una lengua suave rozándola y sus nervios sensibles sin excitar, rechazada, generando un movimiento inmediato de llevar el hombro hacia la oreja en forma de tapón total. Dame un ratito tu oreja. Tengo un conjunto de cosas para lanzar por ella, espero que entren en tu cerebro, y sino, tampoco te pido tanto, dame unos cartilaguitos con cera al final para que se deslicen mis palabras, yo si querés, después te doy los míos. No tengo orejas grandes, pero te doy un rato una y después la otra. Tirá todo, total, tengo la suerte de caracterizarme por no prestar atención. Tirá lo que quieras, puedo hasta hacer gestos, tengo cinco o seis gestos ya preestablecidos. Sorpresa, admiración, ¿posta?, qué bien, qué mal, todo eso puedo hacer mientras pienso en otras cosas y te presto mi oreja. Yo empiezo, pásame la tuya unos quince o veinte minutos y después cambiamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star