Una historia reflejada en un hilo. Otra historia representada en otro hilo. Un hilo como casualidad de un conjunto de casualidades. No tenemos responsabilidades, ni culpas, ni méritos. Somos concretamente lo que han hecho de nosotros, y lo que se ha hecho de nosotros. Nunca un despertar responsable, nunca tomar nuestra propia existencia por donde más le duele. No existe el mérito a la belleza, ni el mérito a la inteligencia, ni a la genética, ni al contexto donde nos tocó nacer, y por sobre todas las cosas, no existe el mérito a la voluntad. No somos capaces de decidir absolutamente nada, y lo que surja de nosotros solo será casualidad. Mi corazón latiendo, mi respiración, mis sentidos, órganos, otro conjunto de casualidades imposibles de elegir, ni siquiera estar vivo, ni siquiera el deber de morir. Tampoco se nos otorga el secreto, la casualidad escrita. Se nos lanza como piedras inertes a este espacio, y una vez en él cada uno hace un juego, su propio juego, quizá destinado, por una línea de tiempo imprecisa, no dicha, pero delineada en simultáneo al ras del tiempo por algo que no podemos tocar ni ver, ni siquiera conceptualizar. Solo se nos ha concedido la gracia del reír, de amar, de la emoción y conmoción, de ser lo que se pueda ser, dentro de un hilo que no nos pertenece y que se enreda con otros de aquí para allá, de la única forma posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star