Shck, shck, me rasco, y shck, shck. Pero mandale una vocal, che. Pero no le mando ninguna, ¿dónde escuchás vos la vocal en rascarse un poco? Shck shck. Cómo pica. No estoy seguro si hay unas pulgas por acá o si me salió una especie de alergia muy fea. Lo cierto es que no deja de picar, y shck shck. Podría pasar por la farmacia. Tal vez me recomienden un repelente o alguna medicación antialérgica. Tal vez me manden de vuelta a casa. Por lo pronto me rasco fuerte. Algunas ronchas ya coloradas comienzan a perder esa última delgada capa de piel. Si tiene que picar y no voy a poder controlarlo, por lo menos que arda grotescamente, y que sangre. Me puedo seguir rascando también así arde más. Me lavo para no infectarme con la mugre de mis uñas. Podría también lavar mis uñas, o cortarlas, o ambas, o Emilio Ambasz, y seguir rascándome, y que arda, que arda mucho, pero que no pique.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star