En el valle todo es más fácil y posible. ¿Vos sos malo o sos bueno?, soy malo, muy malo. ¿Y quiénes son los buenos? No existen los buenos. Existen los malos honestos, que no son hipócritas y te vuelcan su maldad en la cara. ¿De verdad creés eso? No sé. Puede ser. No te creo. Yo tampoco sé. Yo si, yo no. Y ahora te pregunto. ¿Quién pregunta? Yo te pregunto. ¿Y quién sos vos?, ¿sos el fundamentalista de lo malo o el curioso? Yo. Punto. Mirá que venir a tener esta conversación de boludos. Si la bondad no existe, ¿quién hace el bien? Y si quien hace el bien siente un malvado placer al hacer el bien, ¿dónde está el bien? No lo sé, tal vez esté solamente en los malos que no le temen a nada y al menos tienen la nobleza de tolerar el deseo y el placer de mentirte para decirte la verdad. Sólo por ellos mismos, por orgullo o por su respeto a Dios. Uno interior, de los que no castiga. Puede ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star