Mi primer pregunta es

si todo depende de la siguiente.

La respuesta es un lujo que

la regla del arte escondió.

 

Aquella noche algo decía

mientras burlaba una sonrisa.

Me advirtió que era un secreto,

pero yo ya lo sabía.

 

Más difícil discernir las culpas,

más sencillo protegerlas.

Se incorpora mi cuerpo abrazado

a una extraña expresión marchita,

que solía dar órdenes a oscuras.

Y me despertó.

 

¿Quién dice más que las palabras?

Quizá mi tiempo de mal carácter

pueda mirarlas con la frente baja.

Y al fin les permita decirme

todo lo que creía,

y lo que ya no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star