¡Flap!, un pincelazo por aquí. ¡Flap! Otro pincelazo por allá. Pero señor, debo reconocer que es interesante el método que usted utiliza para pintar pero yo lo estoy viendo desde aquí y no parece gran cosa. ¡Flaaaap! Un pincelazo ahora seco, con poco estilo, color negro cubriéndolo todo con una cruz grande. ¡Pero señor!, ¡acaba usted de arruinar todo lo que venía haciendo!, ¡flup!, ¡flop, flep! Ay dios mío, pero señor si usted utiliza allí el naranja, es una cosa de locos. La sensación al ver esta obra es de una tensión absoluta. No sé si es interesante o es definitivamente una basura. Tal vez busco representar lo ambivalente del pensamiento. ¿Pero tal vez, o realmente quiere representar eso? Porque en caso contrario no tendría mucho sentido, señor. Tal vez no estoy seguro de lo que quiero representar y busco con pincelazos violentos arrancarme algo, como un moco seco y duro pegado por acá al costadito. De todos modos, señor, no estoy muy seguro. Creo que sería mejor que cambie de técnica, lo he visto hacer antiguamente unos cuadros hiperrealistas que se ven interesantes. ¡Flooop! Ay mi madre pero a usted se le fue la olla, señor. No he visto nunca una obra con ese rojo tan absurdo y grotesco. Yo creo que está perdiendo su talento o al menos debería analizarse con un especialista. Ya ni siquiera sabe qué está haciendo. Puro jugueteo, yo considero que el público tarde o temprano se dará cuenta de que este trabajo mediocre a usted no le lleva ni mucho tiempo, ni esfuerzo, ni siquiera algo de concentración. ¡Flooop!, bueno está bien, haga lo que usted quiera, yo le avisé.

Anuncios