Hola a todos (hola chicos), soy yo, espero que sepan quién (o mejor se los digo), bueno ya fue (se re fue) soy Ramón. Tanto que nada y que nada (nada che) y de nuevo que sí (que sí, que si) y que no. Yo siempre digo que no, que para mí (y no, obvio que no), y al final un poco sí (un poco), y me la paso acá que escribo (siempre escribo), siempre (pero siempre eh), y en definitiva el puñadito (chiquito, chiquitito) de lectores secretos (muy secretos son) me hace llegar algún que otro mimo (un mimo me llega). Alguno que me manda un mensajito (ay, gracias), otro que comenta y saluda (saluda, saluda) y otro que apenas leyó algo (algo, alguito) y le gustó, y el que no le gustó (para nada le gustó), y acá el año se termina (se va che, se me va) como termina todo (todo termina, tiene un final), y si mi voz paralela (esta vendría a ser mi voz paralela) habla más que la real (si escribo más palabras acá es porque mi voz paralela habla más que la real) significa que ya me pasé para el otro lado (y qué tiene que ver con mis lectores secretos), bueno nada, que quería mandarles (les mando a todos) una copa arriba (¡bien arriba!), una sonrisa (de las de verdad, que se dibujan solitas) y antes de que termine permítanme (no sean malos) un recuerdo para una estrellita de por ahí (muy chiquita, muy de por ahí la estrellita) que no puedo dejar de mencionar (no puedo che) cuando se me termina el año (se me escurre entre las manos). ¡Salud amigos! (chin chin completo con abrazo y sonrisa, mi puñadito de lectores secretos).

Anuncios