A mi dame siempre la calle. Dame siempre el subte y el bondi. Dame personas que pueda alcanzar con un golpe visual mientras recorro la ciudad, y auriculares también, para no oírlos, para crear una escena melancólica o alegre, o gris, y ver con suerte algo que no exista. Dame jóvenes que ardan con sueños reales y futuros inciertos. Dame una ventana para descubrir peatones que rían, dame bondad para creer en ellos. Quiero también un rayo de sol que filtrándose por la ventana me ilumine, y así podría mirarme finalmente a mí mismo y sentir al menos por un precario momento que soy parte y que pertenezco a los jóvenes que arden con sueños reales, a los peatones que ríen. Dámelo todo, y dámelo en la calle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star