Palabra que te palabra. Letra que te letra. Una tras otra. Danzan, como las sombras, son sombras proyectadas por ideas. Las ideas que te ideas. La vida en la vida, la muerte allá, detrás de las sombras, del mar, del horizonte. Y si podremos ver tal vez por allí, espiar detrás de donde no se ve, donde el mar nace, o donde muere, donde en principio o donde en fin. En fin. Dame, dámelo todo, embelésame. Embelésate. Ahora, justo ahora, y acá, justito acá. Algo que cambia, se transforma, no es parte de mi ni parte de nada, no es. Y si yo en realidad, y si vos en realidad, si mejor caminamos, por la playa mejor, de la mano. Si volamos, si vuelo, yo sé volar. Sé mirar y sentir el horizonte, créeme. Puedo saberlo todo, puedo ser mi ser, puedo cumplir mi misión, tengo misión, créeme. Me llamaron, he sido llamado, por ahí, desde allí, detrás, de lo que no se ve, de lo que se cree y se siente, de lo que no existe, de lo que ha pasado hace mucho, de lo que pasará y será. Yo acá, puedo escribir y decir, sentir y volar, créeme, y si no lo hacés no importa. Podés llorar, podés quedarte, olvidarme, no ser, verme partir y volar, hacia donde no sabés que puedo, pero puedo, créeme.

Anuncios