Un grupo de pequeños y enigmáticos seres se encargan de tallar miradas. Lo hacen con entusiasmo y pacientemente. Se reúnen en general por las mañanas, con el tiempo suficiente y comienzan su labor. Toman una mirada al azar y trabajan en ella.

Podríamos decir que estos seres se encuentran entre algunas de las especies más peculiares del reino animal. Son imperceptibles para el ser humano aún ubicándose y desarrollando su trabajo justo delante de sus ojos.

Determinados ejemplares de esta especie son dotados por la naturaleza de un mayor talento y finalizan obras que han logrado ser reconocidas internacionalmente. En algunos casos alcanzan efectos de luces y sombras que resultan impactantes. También son capaces de darle mayor hondura a su tallado, creando unas miradas sorprendentemente profundas.

Estos simpáticos seres, como otros tantos, también ven su rutina signada por el tiempo. Su jornada laboral tiene un principio y un fin. Cuando regresan a su hogar, se dedican sencillamente a alimentarse y descansar. Se nutren del conocimiento de las artes y encuentran el reposo en las experiencias.

Anuncios