Qué hacés pibe, a dónde te llevo, al centro, dale, vamos por Directorio derecho. Qué lindo día, divino, mi hijo me dijo anoche que va a llover toda la semana. Viste como es, de los políticos no se salva ni uno, son todos chorros, ahora no le paran de aparecer cosas a la Cristina, terrible chorra. Y este Mauricio no se, está ajustando todo un poco viste, tampoco tenía sentido pagar lo que pagábamos de luz, andá a saber. Dicen que están arreglando un poco las cosas del quilombo que dejaron, ¿lo viste en lo de Tinelli?, cómo me hace reír, es terrible el cabezón, yo lo miraba hace años, no cambia más. Yo igual prefiero ni meterme viste, todos se matan, a mi dame un mate y un partidito. Aunque para qué la verdad, ¿no?, si últimamente perdemos todas las finales. A Tevez tienen que traer, ese sí que pone huevos y siente la camiseta. Este Messi es un fenómeno pero le pasa siempre lo mismo. Cuando el partido se pone chivo anda con la cabecita mirando para abajo, no tiene los huevos. Sabés que yo jugué en primera, ya en el secundario, cuando era pibe, dejé todo y me iba a entrenar a Vélez. Fue una época hermosa. Estuve de suplente mucho tiempo pero me encantaba ya estar ahí nomás. La rompía en el barrio con los pibes, después me pasaron a Comunicaciones y estuve muchos años ahí. Mi vieja me venía a ver siempre, mi viejo cuando podía. Me gustaba tomarme unos mates en el entrenamiento, para qué decirte. Eran un cago de risa todos ahí, la pasábamos bárbaro. Siempre haciendo jodas, de acá para allá, y con las minitas ni te cuento, era un Don Juan. Después un día me jodí la rodilla en un partido. Por lo general yo era el que pegaba, pero esa vez me la dieron con todo. Me hice unos estudios y estaba muy complicado. En el club viste no tienen dos mangos para tratarte como en los grandes. Así que tuve que bancarmela solito, hice lo que pude, volví al otro año pero me volví a joder, y todo ahí se puso muy bravo y dejé. La verdad que fue terrible, al otro año para ir zafando me puse a manejar un tacho, y viste como es, pasa un año, dos, y no te das cuenta y pasan treinta y acá estamos. Acá llegamos pibe, es ahí a media cuadra, que te vaya bien.

Anuncios