Ella me decía con una voz suave que era sábado por la noche. Yo le dije desde mi búnker que quería quedarme en la cama y que se vaya, que no quería saber absolutamente nada de nadie. Me atemorizaba ver la felicidad plasmada en un rostro que no podía ser el mío. Ella me destapó, y me dijo con una voz suave que no hay que temerle a nada en la vida, y que era sábado por la noche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star