Estoy harta de vos. Me cansa absolutamente todo de vos. Te hacés el intelectual, y te la pasás hablando de lo que es importante, de lo que es serio, de qué cosas valen la pena o no valen la pena, odiás a todo el mundo y no sos más que nadie, no valés nada. Siempre me hablás pavadas, tus chistes son malos, no hablás en serio nunca o no sé, la verdad. Cada vez que me decís algo no sé si es en serio o es una joda, esa sonrisa intermedia terminé por detestarla, ¿Cómo puede ser?, te la pasás leyendo, estás todo el día tratando de encontrar algo importante en algún lado, y cuando te hablo, todo te da risa, todo es una joda, siento que no te conozco, que no sé quién sos, o que no sos nadie; que me mostrás una máscara de compromiso, que alguien te obliga a ponértela, y me hablás como un boludo, como un nene tonto que dice pavadas, y yo sólo te conozco por lo que imagino de vos, que no sé si es cierto, pero es lo que pienso, ¿Cómo llegué a estar a tu lado tanto tiempo y seguir imaginando quién sos?, ¿Cómo es posible algo así?, ¿Vas a hablarme en serio alguna vez?, ¿O vas a seguir creyendo que lo serio, que lo que vale la pena está en el “más allá”, está por fuera de todo esto que te estoy diciendo, por fuera de este mundo?

Anuncios