Asi suenan los cantos de septiembre
los que nadan en las voces exigentes,
Los que son como yo y no quieren,
los que así se hicieron fuertes.

Asi son los cantos de septiembre,
arrastran penas y van heridos,
dicen ya de todo y nada tienen,
piensan mucho y más lo sienten.

Allá van los cantos de septiembre,
el recuerdo de un encuentro adolescente,
el vacío quejumbroso del presente,
el pasado y el futuro displicente.

No descansan los cantos de septiembre,
su camino se dirige hacia la muerte,
a encontrar una pócima demente,
de la vida que no fue insuficiente.

Ya no temen los cantos de septiembre,
se aproxima lo menor a lo vivido,
lucen arrugas en la frente,
el fuego merma suavemente.

 

Anuncios